Cada año, vemos personas que quieren “ayudar” a los cervatillos abandonados en el bosque. Sin embargo, si una cría está sola, no significa que necesita ayuda. Evita recoger y rescatar cervatillos: puedes salvar su vida.

Cervatillo en el pasto | Crédito de fotografía: Laura Rogers
Cervatillo en el pasto | Crédito de fotografía: Laura Rogers

La mayoría de los cervatillos no están abandonados ni son huérfanos. Es muy probable que su madre esté cerca. Los cervatillos nacen sin olor. Por eso, si permanecen quietos, no atraen a los carnívoros. Con frecuencia, una cierva deja a su cervatillo durante periodos largos para comer y descansar. Es posible que regrese al amanecer o el anochecer para alimentar a su cría. De hecho, los cervatillos se quedan quietos por instinto mientras esperan que su madre regrese.

Los ciervos pueden dejar a sus crías en lugares extraños, como porches o jardines. En muchos casos, una cierva puede dejar a su cervatillo en el mismo lugar durante varios días, hasta que sea lo suficientemente fuerte para moverse con ella.

Si te encuentras con alguien que movió por error a un cervatillo que estaba descansando, aún puedes remediar la situación con estos tres pasos:

1. Frota una toalla sobre el pasto.

2. Con cuidado, pasa la toalla sobre el cervatillo para quitarle tu olor.

3. Colócate guantes y lleva al cervatillo al lugar donde lo encontraste. La madre puede volver si regresas al cervatillo en un plazo de 24 a 48 horas.

Pichón de petirrojo en un nido | Crédito de fotografía: Arnold Hampton

Comunícate con un rehabilitador de vida silvestre si la madre no regresa o si parece que el cervatillo está débil, enfermo, o herido.

Pichones fuera del nido

Si te encuentras con un pichón que está en el suelo, lo mejor es no interferir. Los padres naturales son mucho mejores que nosotros para criar a sus bebés: los pichones sin plumas deben comer cada 15 o 20 minutos, ¡desde que amanece hasta las 10 p. m.!

Pichón de colibrí en un nido | Crédito de fotografía: Jeanne Hannah

Si el pájaro está cubierto total o parcialmente de plumas, es muy posible que no necesite tu ayuda. Los polluelos (pájaros cubiertos parcialmente de plumas) generalmente dejan el nido y bajan al suelo y a las ramas inferiores unos días antes de estar listos para volar. Durante este tiempo, sus padres están cerca y siguen cuidándolos.

A menos que el polluelo esté herido, debes dejarlo donde está. Puedes ayudar manteniendo lejos a los gatos y perros para que el pájaro esté a salvo mientras la madre siga alimentándolo.

Si encuentras un pichón con pocas o ninguna pluma, es posible que se trate de un polluelo que se cayó o que empujaron desde un nido cercano. Si puedes encontrar el nido, ayuda al pájaro regresándolo a su lugar. Lo ideal es que uses guantes, sobre todo para tu propia protección.

Pichón de aguililla de cola roja en un nido | Crédito de fotografía: Susan Jensen

Llama a un rehabilitador de vida silvestre certificado si estás seguro de que los padres no están cuidando al polluelo, o si el pájaro está enfermo, tiene las alas caídas, tiembla o está aletargado, herido o si lo atacó un gato, perro u otro animal.

Durante la espera o el viaje para encontrarte con el rehabilitador de vida silvestre:

· Busca un contenedor bien ventilado y cúbrelo con un paño suave y limpio (no felpa) o servilletas de papel.

· Con cuidado, levanta al pájaro con un guante y colócalo en el contenedor.

· Mantén al polluelo en un lugar templado, tranquilo y oscuro. Puedes poner unas almohadillas térmicas, a la temperatura más baja, en un extremo del contenedor.

· No le des agua ni comida al polluelo.

· Lávate las manos y cualquier cosa que haya estado en contacto con el pájaro para evitar que tú o tus mascotas se contagien de alguna enfermedad o parásitos.

Conejos bebés

Si ves un conejo en Washington, probablemente sea un conejo de Florida. Son reproductores fecundos y anidan en agujeros poco profundos en el suelo.

Un conejo de Florida masticando un poco de pasto

Si encuentras un nido de conejos bebé, deja a los bebés tranquilos. Es muy raro que abandonen al conejo de Florida y, por lo general, los bebés no necesitan que los “rescaten”. Las madres de los conejos de Florida son muy sigilosas a la hora de visitar el nido para mantener alejados a los depredadores. Alimentan a sus crías solo dos veces al día: al amanecer y al anochecer. A las tres semanas de nacidos, los conejos de Florida pueden estar solos y son casi del tamaño de una lata de atún (4 onzas).

Los nidos de los conejos de Florida son difíciles de detectar, incluso en el pasto. Revisa tu jardín antes de cortar el césped. A veces, las cortadoras de césped o maleza pueden herir o matar a los conejos bebé. Trata de permanecer al menos a 10 pies del nido si están los bebés y aléjate de la zona del nido sin tocarlo.

Si el conejo muestra señales de heridas, enfermedad o letargo, llama a un rehabilitador certificado para que te dé instrucciones. Si el conejo bebé no muestra enfermedad o lesiones, está totalmente cubierto de pelo y tiene los ojos abiertos, se salió del nido y puede sobrevivir por sí solo. Si el bebé es pequeño, tiene los ojos cerrados y parece estar débil, trata de ubicar el nido y devuélvelo a su lugar. Si no puedes ubicar el nido, llama a un rehabilitador certificado para que te dé instrucciones.

Rehabilitación de la vida silvestre en Washington

El Departamento de Pesca y Vida Silvestre de Washington (Washington Department of Fish and Wildlife) confía en los rehabilitadores de vida silvestre para que se encarguen de los animales silvestres que necesitan cuidados. Si bien el WDFW (Washington Department of Fish and Wildlife, Departamento de Pesca y Vida Silvestre de Washington) maneja las poblaciones de vida silvestre a gran escala. El departamento no está equipado para rehabilitar animales individuales y valora el servicio que brindan los rehabilitadores de vida silvestre certificados, quienes generalmente se preocupan mucho por los animales que tienen a su cuidado.

Si te pones en contacto con un rehabilitador de vida silvestre por un animal enfermo, herido o huérfano, ten en cuenta que los rehabilitadores, incluso los veterinarios con un permiso para rehabilitar vida silvestre, son voluntarios y no reciben ningún pago por sus servicios, solo donaciones. Además, los rehabilitadores:

· por lo general, no brindan servicios para recoger animales silvestres;

· no están de turno las 24 horas del día, y muchos tienen sus instalaciones en casa;

· están limitados por los permisos estatales y federales en cuanto al número de especies de animales que pueden admitir en sus instalaciones.

Haz clic aquí para obtener más información sobre los rehabilitadores de vida silvestre de Washington. Y recuerda agradecer a los rehabilitadores de tu región en nombre de la vida silvestre de nuestro estado por el importante trabajo que hacen.

The Washington Department of Fish and Wildlife is dedicated to preserving, protecting and perpetuating the state’s fish and wildlife resources.

The Washington Department of Fish and Wildlife is dedicated to preserving, protecting and perpetuating the state’s fish and wildlife resources.